Afirmanti incumbit probatio

el típico blabláblá

Editorial

Los de arriba quieren fomentar la casquería. Y el comprar leche caducada, seguramente. Y lo de llevar bragas de cartón y lo de arreglarlo todo con cinta adhesiva. Quitarse las muelas atandolas al pomo de la puerta con un hilito. Todo eso hace que no se note la carestía de la vida. Hundirse en la miseria voluntariamente provoca la abundancia. Es posible, con el mismo dinero, comprar una triste manzana o toda una señora caja de naranjas podridas. Es cuestión de no engañarse. Tienen razón. Hay que crear riqueza. Saludemos a la nueva riqueza.

monarquia bananera

Lo que en realidad une al mundo es la conjunción copulativa. La gente dice una parrafada y entonces es pegada o besada. O hay un fisquito de diálogo y luego una gran explosión con gasolina. O un rato de silencio y entonces una loca loca persecución en pédalo. Las cosas más extrañas suceden simplemente a continuación de otras que no lo son tanto.

turnos de sofá

A mi madre le aburren por lo visto el principio de las conversaciones y las comienza a la mitad, cuando ya llevan un rato.

-Y entonces qué vas a hacer con la moto?

-Qué?

vínculos

Definición de gato. Un gato es un animal así: Yo me tumbo en el sofá. El gato se tumba en el suelo. El que envidia la comodidad del otro soy yo.

despertar y no acordarse

-Si encuentras polvo es que está sucio.

-Vale. Juego. Veo dos.

-Dos qué.

-Dos polvo. Dos migollas, en realidad.

-Pero no cuentan como sucio. Las migas son comida y las pelusas son complementos de vestir. Sólo cuentan como suciedad el polvo y los dominicales de periódicos y teleprogramas.

-Voy a mear y ahora me lo cuentas.

el ferdel de hoy

-El momento que vivimos no tiene nada que envidiarle a tantos finales de películas. Hay realmente una neblina de cinematografiya en juego.

-Pues yo no te pienso besar.

fe de ratas

Guillermo Tell puso dos saetas en la ballesta antes de disparar sobre la manzana que era sostenida por la cabeza de su hijo.

-Para qué habríais necesitado una segunda saeta?

-La segunda, de fallar, habría sido para vos.

comprame un huevito

Quedarse ciego mirando el sol era la iniciación para el sacerdocio. Una muestra mínima de compromiso.

Quedar ciego espontáneamente era el mayor de los honores, era para ellos alcanzar la santidad.

Los ciegos de nacimiento eran lamas reencarnados, guías en el camino de la oscuridad. Porque se les suponía como compuestos en su totalidad de ella.

El secreto es que la totalidad de ella también consistía en ellos y sólo en ellos.

de trajano a celentano

Vamos a ver: Vida postpuesta permanentemente: post-vida. Vida que no llega jamás a expandirse lo suficiente a lo largo de los ejes que su propia naturaleza describe: infravida. Vida aniquilada y que sobrevive glosando o consumiendo formas artísticas o referenciales concernientes a una futurible vida subjuntiva: centro-vida. La maquinaria perfecta, la velocidad, los satélites meteorológicos, el lenguaje indescifrado de los delfines, todo ello forma parte de la meca-vida.

Si tienes alucinaciones con pasta fresca y aparecen varios fragmentos de incordio que deben ser perseguidos por separado en direcciones incompatibles, entonces lo tuyo es un caso claro de “mira johnny, hijo”-vida, chaval.

la integral de riemann

Soñé contigo eternamente. Te perseguía una leve brisa de huevos fritos.

-Me puedo poner un parche entonces?

-No. Comprate media gafa de sol. Hay que ser moderna.

-Y un monóculo negro? Así.

-Pero has de cerrar el otro ojo entonces.

navegar maniatado

A estas alturas, a bordo del Nuestra Señora de Getxu, cualquiera tiene una larga y deprimente lección magistral por dictar. Nos guardamos nuestra sabiduría porque en el fondo sabemos lo destructora que es en realidad la sabiduría verdadera. Sabemos lo amenazador y obtuso, lo que en medio del océano se activa en todo conocimiento no estrictamente relacionado con lo inmediato, con lo cotidiano, con la agotadora maniobra del barco. Si se me permite escribirlo, el peligro es la transcendencia. La intranscendencia nos hace flotar, repetir los días, prolongar nuestra agonía aún a sabiendas estando de instalarnos en el dolor. Pues ese es nuestro hogar permanente.

motiborik apurrenarekin

Si, por el contrario, lo tuyo es el certerismo y el acanalamiento previa licuefacción efectiva de pensamientos sentimientos actitudes y prendas de ropa favoritas, entonces padeces un caso de fenton-vida, majete.

sin picadores

-Oye.

-Qué.

-Láminas refrigerantes.

-Cómo?

-Sí! Láminas! Láminas refrigerantes!

-Oye, oye, láminas edulcorantes.

-Pero qué dices.

-Unas a modo de láminas, pero pero.

-Pero edulcorantes.

-Sí.

-Pues vaya una mierda.

-Hey! láminas antiyuvia!

-Cómo?

-Láminas antiyuvia. Una lámina que pueda parar la yuvia y ser desplegada mediante armadura
metálica.

-Sí.

-Lo llamare parrígua.

Anuncios

~ por purranki en marzo 12, 2007.

8 comentarios to “Afirmanti incumbit probatio”

  1. Me gusta mucho, me gusta mucho.

  2. La acupuntura no funciona y las balizas de suplementos maritimos se adoquinan cada 15 metros, a 6 millas de la costa.

  3. > Los de arriba quieren fomentar la casquería

    Devorar viscosidades aderezadas con vino barato y especias de violento comportamiento digestivo. Y si es relativamente cierto que uno es lo que come, se puede prever un futuro de mucha vida interior, una generación mitad sesera frita, mitad de tripas corazón. Los amigos de los antecedentes nos chivan que esto no es nuevo, es su lema, recuerden. Y, así, podemos considerar a la autocensura la ingesta quizá cruda de los propios sesos. A la sumisión que nos atenaza sería dejar que nuestro estómago procese otras tripas, con el rechazo de transplante siempre paseándose por la cornisa. Por último el engaño sistemático que orna nuestros holas y adioses serían todos los derivados de la sangre que crepitan con sus aderezos de ácido fólico, fósforo y zinc tan saludables para mantener la viscosidad de la sonrisa.

  4. – Follarme a mi es como follarse a un muerto ¿sabes? Es necrofilia.
    – Te mueves muy bien para estar muerta.
    – Qué sabrás tú…

  5. Purranki, te echo de menos una jartá.
    Besos,
    saldama

  6. Que dolorosamente irónico es morirse de risa…

  7. Me uno a Saldama, Purranki.

    No, no literalmente, que no sé ni cuál es su género ni sus preferencias. Digo que me adhiero a su añoralgia por sus textos.

  8. Para cuando, maese Purranki? Hombre ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: